miércoles, 5 de diciembre de 2012

LA CAMPANA GRANDE DE CHIAPA DE CORZO

La iglesia de Santo Domingo de Guzmán alberga la campana más grande del país llamada “Santa Teresita” en Chiapa de Corzo. Los Dominicos llegaron a Chiapas, en el año de 1535 y se dedicaron a catequizar a los indígenas y a construir sus templos y conventos con inspiraciones góticas, renacentistas y neoclásicas. Entre estos el templo de Santo Domingo que data del siglo XVII iniciándose en 1554 y terminando en 1572. En el interior de la iglesia, en el lado izquierdo del ábside se localiza el acceso al campanario donde se llega a la campana grande que fue fundida en el año 1576 en la Playa del Río Grijalva. Narra una de las leyenda que fue colocada en el campanario por tres preciosos ángeles, ya que en esa época no había forma, ni manera de subirla pues el peso aproximado de 5550 kilogramos, con 1.60 metros de alto, 426 metros de circunferencia y 17 centímetros de espesor dificultaba cargarla y, por ello se dice que los ángeles la subieron al campanario que hoy la alberga desde hace 440 años. Alrededor de la campana han surgido muchas leyendas que forman parte del misterio que encierra a la llamada también campanota. Cuentan que para hacer más sónora la campana al bronce se le añadió mayor cantidad de oro y plata y que los habitantes cooperaron para la construcción de esta reliquia, pero no fue sólo una, sino dos campanas que se fundieron, empero la otra que era mucho más grande no puedo ser salvada y su propio peso provocó que se hundiera en la Playa del río Grijalva. Una leyenda sostiene que la campana que se quedó en el río, repica desde el fondo del agua y sus repiques se escuchan desde lejos. Esto sucede, dicen unos a media noche, otros que en noches de luna llena. Ahora a esta se le conoce como la campana de agua. Los que escuchan sus repiques se sientes afortunados y elegidos de Dios” documenta el libro ‘Leyendas Chiapanecas, C. Pineda & A. Rincón’. También se dice que la campanota esta encantada, y el día que caiga y toque el piso se hundirá la ciudad colonial. Otros dicen que es milagrosa, muchas personas han relatado que cuanto vienen a visitarla y tienen la oportunidad de tocarla le susurran por medio de oraciones que los sane de todos sus males, y que de alguna u otra manera, así sucede. Actualmente la correa de crudo que sostenía a la campana Santa Teresita desaparecio de la iglesia en el mes de agosto de 2012, y que precisamente era usada como reliquia para todo aquel visitante que así lo solicitara al ingresar al campanario. Fotos: Dahira D'cr

1 comentario:

  1. Yo conocí esa campana cuando tenía siete años, esto fué en el año 1947, hoy tengo 74. Me impresionó mucho el cubo de subida y las escaleras que conducían a la torre contaban con escalones de piedra muy resbalosos, este era un angosto cubo que de ambos lados estaba cubierto por la pared, muy oscuro, solo iluminado por la luz que entraba desde arriba del campanario, al momento de ir subiendo se iba sintiendo mucho frío, el lugar era húmedo y frío toda una experiencia rodeada por el misterio y el eco que provocaba el lugar a nuestras voces. Nunca se me olvido y aún ahora la recuerdo así, como lo viví. La recordaba con sus muros de piedra, ahora no me gusta le quitaron lo interesante, ahora parece una iglesia moderna. No, no me gusta.

    ResponderEliminar